Cabecera

Cabecera

14 enero 2006

Las lagunas profundas podrían ser empleadas para reducir la concentración de metales pesados en aguas residuales

La investigación ha sido llevada a cabo por un equipo de investigadores españoles del Departamento de Contaminación Ambiental del Centro de Ciencias Ambientales del CSIC y los resultados publicados en la revista LIMNETICA

Los procedimientos para eliminar los metales pesados de las aguas residuales que se vienen empleando son complejos y caros. El estudiado por el equipo de la doctora Arauzo es sencillo y económico. Según este estudio, la reducción del cromo, hierro y cinc llegó a ser del 60%.

El procedimiento se basa en el mismo principio de autodepuración que rige el ciclo natural del agua.

Los experimentos se han realizado en una laguna de 4,75 m de profundidad, 2200 m3 de capacidad y forma de pirámide invertida, situada en la Finca Experimental La Poveda (Arganda del Rey, Madrid).

Las lagunas profundas tienen frente a las poco profundas las siguientes ventajas a igual cantidad de agua almacenada:

  • Ocupan menos superficie y la inversión necesaria en terrenos es menor.
  • Las perdidas de agua por evaporación son menores, lo que significa que el agua que sale de ellas es menos salina y se puede emplear en riegos.

En estos momentos la investigación está paralizada por falta de financiación.

No hay comentarios: